Posteado por: noalapresaelzapotillo | 19 enero 2010

19 de enero de 2010

Cuestionan la presa El Zapotillo

Investigadores del CUCEI foto : Héctor J. Hernández

Juan Carlos G. Partida/La Jornada Jalisco/19-enero-2010

Guadalajara, Jal., 18 de enero. La Universidad de Guadalajara (UdeG) criticó, en voz de tres especialistas, el proyecto federal y estatal para construir la presa El Zapotillo en la región de los Altos de Jalisco. Según autoridades, la obra dotaría de agua a León, Guanajuato, a 14 poblados alteños, a Guadalajara y a su zona conurbada.

Los investigadores universitarios José Antonio Gómez, Mireya Acosta y Liborio Saldaña, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería de la UdeG, señalaron que Jalisco deberá pagar todos los costos –incluida la desaparición de tres poblados– y a cambio recibiría agua contaminada, que supuestamente será tratada en León, para que luego regrese a Guadalajara vía los ríos Turbio y Lerma y el lago de Chapala. “Van a agarrar un agua limpia para mandarla a una cuenca contaminada en León y luego regresarla”, dijo José Antonio Gómez.

Proyecto insostenible

Los especialistas señalaron que el proyecto carece de indicadores de sustentabilidad hidrológica, desarrollo económico, bienestar social y equilibrio ecológico. Añadieron que trasvasar agua del río Verde a la cuenca del río Lerma para dotar de agua a León es ignorar los planteamientos científicos sobre la alteración del ciclo hidrológico que producen estas maniobras.

“Más de 84 por ciento del agua del río Verde se capta en territorio de Jalisco; 69 por ciento de esta agua se enviará a Guanajuato, que aporta sólo 5 por ciento del volumen del río”, agregó Gómez Reyna. Insistió en la falta de equidad en la distribución del líquido y la nula oposición del gobierno de Jalisco a perder “tan valiosa soberanía”.

El pronunciamiento se suma a otras críticas públicas que se han hecho a diversos proyectos del gobierno estatal de parte de investigadores de la UdeG, y se enmarca en el enfrentamiento por temas presupuestales y de control político que hay entre las autoridades de la casa de estudios y del gobierno jalisciense. La peor parte son los recientes hechos de sangre en contra de gente cercana a la seguridad del ex rector Raúl Padilla López.

Crisis, permisividad y alternativas

Un punto en el que también coincidieron los expositores fue que en medio de una crisis del agua que se recrudecerá a niveles globales, con su permisividad el gobierno estatal al otorgar las concesiones acuíferas compromete recursos de incalculable valor.

“Es una aberración enviar caudales de una cuenca a otra, es decir de la Lerma-Santiago a la de Guanajuato, y antes de proceder con tales cambio, como indica la UNESCO, aun si fuera técnica y hidráulicamente viable, se tienen que tomar en cuenta consideraciones sociales y ambientales”, enfatizó Gómez Reyna.

Señaló que además ese trasvase de un estado a otro es para dotar del líquido limpio a León, ciudad que sufre inundaciones recurrentes cada año que escurren sin ser aprovechadas, y el compromiso de la ciudad guanajuatense es construir una planta tratadora que envíe toda el agua usada hacia Guadalajara, vía los ríos Turbio, Lerma y el lago de Chapala.

Mireya Acosta dijo que el río Verde, sobre el que se quiere construir la presa El Zapotillo, tiene el 57 por ciento de su extensión en Jalisco y solamente el 7 por ciento en Guanajuato, aportando Jalisco el 84 por ciento del caudal y 10 por ciento el vecino estado.

“Sin embargo, de acuerdo a la planeación actual, el 51 por ciento de esta agua se va a quedar para nuestro estado y el 49 por cientopara Guanajuato, lo que demuestra la inequidad en la distribución del liquido”, dijo la investigadora.

Informó que en un decreto de 1995, la Comisión Nacional del Agua establece que el río Verde tiene una disponibilidad de 901 millones de metros cúbicos, de los que se dejaron 505 para repartir y el resto debe permanecer como cuota ambiental. De los 505 a repartir, 120 millones son para Guanajuato y 385 millones para Jalisco, “que representan un gasto de 3.8 y 12.2 metros cúbicos por segundo respectivamente, que se refieren a un volumen anual máximo y no medio”.

Dijo que ese tope máximo de 3.8 metros cúbicos por segundo para Guanajuato ha quedado como gasto constante, lo que podría en un momento determinado evitar que se lograra la cota acordada para Guadalajara con disminuciones de hasta un 60 por ciento en los 12.2 metros cúbicos correspondientes.

Sobre los acuerdos, especificó que el proyecto prevé que se abastezca a Guanajuato con agua del río Verde, que está calificada como aceptable y de buena calidad, y que luego de ser tratada en Guanajuato, se regrese a través del Río Turbio, considerado como fuertemente contaminado, al lago de Chapala.

“Esto representa un alto riesgo, ya que en el mundo se hizo una cosa parecida en un solo país, en Zimbabue en 2008, donde se verificó una pandemia de cólera con una mortalidad elevadísima”, acotó.

También destacó el gran desperdicio de agua que se verifica en Guanajuato, donde se destina un 84 por ciento a la agricultura. Dijo que Guanajauato maneja el agua potable con una eficiencia del 45.6 por ciento, y del 36 por ciento en riego.

“Primero tendría Guanajuato que ver como ahorra su agua, mientras que nosotros tendríamos que considerar la permisividad que tiene Jalisco hacia esa entidad”, asentó.

También la especialista señaló que el proyecto contempla extraer 5.6 metros cúbicos por segundo del río Verde y llevarlos a través de un acueducto a León. De esa cantidad, 3.8 se destinan a la ciudad guanajuatense y 1.6 a doce poblados de Los Altos de Jalisco.

“Sin embargo, no se menciona como estas poblaciones tomarían su agua, y además llama la atención que la planta potabilizadora a la que llegaría esta agua tiene una capacidad de 5.6 metros cúbicos, para qué una planta tan grande si el caudal autorizado es de 3.8 metros”, señaló.

Entre las alternativas señaladas para dotar de agua potable a Guadalajara, además de evitar construir la gran presa en El Zapotillo, los especialistas se pronunciaron por la edificación de una serie de represas derivadoras en el río Verde, aprovechando el sistema hídrico La Zurda-Calderón para de ahí hacer llegar el agua a la ciudad. También señalaron que la eficiencia en la distribución del agua que ya está disponible, debe mejorar sustancialmente antes de pensar en caros proyectos económica, social y ambientalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: